LA BUENA SALUD DEL CORTOMETRAJE EN EL CINE ESPAÑOL

La voz humana (2020) crítica: la primera obra de Pedro Almodóvar en inglés  es gran cine en formato breve con una sensacional Tilda Swinton

Seguramente muchos estarán de acuerdo en que 2020 es un año flojo para el cine. Ciertamente, hay que buscar más allá de lo industrial para encontrar las joyas que nos han traído distintas cinematografías a lo largo del año pasado. Fuera de los grandes nombres, hay películas valientes que han sacudido a las grandes producciones que, si bien por temor a no poder exhibirse de manera rotunda, no han dado el paso a estrenarse o por las circunstancias inevitablemente fatales, ni siquiera se han producido.

Más allá de la exhibición convencional siempre hay territorio explorable. El mundo del cortometraje da buena cuenta de ello. Sólo por citar los últimos años, los cortos españoles han tenido un recorrido internacional que bien querríamos para nuestros largometrajes. Grandes hitos como la Palma de Oro en Cannes para Timecode de Juanjo Giménez Peña, después candidato al Oscar y otras grandes películas en dimensión corta como Los desheredados de Laura Ferrés (galardonado con el premio de la Semana de la Crítica, también en Cannes) o Madre de Rodrigo Sorogoyen, que igualmente consiguió la candidatura a mejor cortometraje de ficción en Hollywood, nos recuerdan el buen estado de salud del corto en España. Otras propuestas nos han traído recientemente miradas tan refrescantes como la de Irene Moray en Suc de síndria, e incluso hay algún caso que fue germen de una serie de televisión como Pipas de Manuela Burló Moreno que significa claramente el origen de la serie de HBO España Por H o por B.

Este año, Pedro Almodóvar rodó durante el confinamiento una imaginativa adaptación de La voz humana de Cocteau, (texto que le ha ido acompañando desde los tiempos de La ley del deseo, 1987), con Tilda Swinton como protagonista. El corto tuvo su première en el festival de cine de Venecia, y ha sido uno de los seleccionados en la short list de la Academia de Hollywood. Esperemos que el próximo paso sea una nueva nominación para nuestra industria en esta categoría. Según explicaron desde El Deseo, Almodóvar no presentó el corto a competición en los premios Goya para dar paso a nuevas voces que presentan sus cortometrajes como plataforma para pasar al largo o simplemente que trabajan este formato de manera plena y sin pensar en ningún salto. El corto no es un trampolín, es otra forma de expresión cinematográfica y artística y se echa en falta más visibilidad y distribución para este formato.

La voz humana" de Almodóvar, única opción española para los Óscar
Tilda Swinton en La voz humana de Pedro Almodóvar.

Pensando en la próxima cita del sábado, donde nuestra Academia premiará con el cabezón al mejor cortometraje de ficción, animado y documental haremos un repaso sobre esta edición más allá del tótem Almodóvar. Cada año un comité formado por miembros de la Junta Directiva de la institución académica realiza una selección que después es votada en primera ronda para conseguir la nominación y finalmente el premio.

Este año hay algunos cortos que por razones subjetivas de este comité (realmente debe ser complicado hacer una criba dada la cantidad de trabajos que se realizan cada año), algunas magníficas piezas se han quedado fuera de este listado, como por ejemplo Forastera de Lucía Aleñar Iglesias, el animado Yo de  Begoña Arostegui o Yalla de Carlo D’Ursi, que ganó el Forqué.

Dentro del listado, echamos de menos algunos cortos que la Academia ha dejado fuera, tan contundentes como Carne de Camila Kater, Un coche cualquiera de David Pérez Sañudo, director de la multinominada este año Ane o el bellísimo Vera de Laura Rubirola Sala.

Vera
Paulina García en Vera de Laura Rubirola Sala.

Si tenemos en cuenta los candidatos, en la categoría de ficción hay un gran peso de temáticas sociales sobre todo en Beef de Ingride Santos y en el rotundo 16 de decembro de Álvaro Gago, grandes dosis de ingenio como en Gastos incluidos de Javier Macipe, la sensibilidad de Lo efímero de Jorge Muriel o la sugestiva incomodidad y contundencia del quizá favorito A la cara de Javier Marco Rico.

Cortometraje A la cara | Soledades | Crítica reseña de FilaSiete
Manolo Solo y Sonia Almarcha en A la cara de Javier Marco Rico.

En el terreno documental, el favorito es Biografía del cadáver de una mujer de Mabel Lozano, que vuelve a incidir de manera más aguda en el tema de la trata de mujeres. Paraíso en llamas nos lleva a la guerra civil española, Sólo son peces bucea en una piscifactoría de un campamento de refugiados saharauis y Paraíso muestra la intimidad y el dolor de un padre y un hijo en una habitación de hospital.

Festival de cortos de Almería - Biografía del cadáver de una mujer - RTVE.es
Fotograma de Biografía del cadáver de una mujer de Mabel Lozano.

Insistir en las grandes cotas alcanzadas por la animación patria este año, y aunque haya olvidos de altura el nivel bien merece un reconocimiento y es motivo de orgullo. A enfatizar el despliegue técnico de Blue & Malone: Casos imposibles de Abraham López Guerrero que mezcla acción real y animación y posiblemente se lleve el goya a casa, el calado de Metamorphosis de Carla Pereira y Juanfran Jacinto que reflexiona sobre la tristeza y la convivencia entre hijos adultos sin posibilidades de emancipación y la soledad de sus ancianos padres de sin renunciar a la esperanza, la imaginería visual de Homeless Home con la oscuridad como tratado de la crisis económica llevándola a recovecos fantásticos y la hermosura de Vuela Carlos Gómez-Mira que al estilo Piper de Pixar, nos lleva a lanzarnos a la vida desde esta historia de unos pajarillos que habitan la rama de un árbol aledaño a una casa campestre.

Blue & Malone: Casos Imposibles, un corto de animación para toda la familia
Blue & Malone: Casos imposibles de Abraham López Guerrero.

Este artículo defiende que este año los cortometrajistas nos han dado algunas de las mejores películas españolas del año.

CHEMA LÓPEZ

2 comentarios

  1. Necesario artículo. Muy en contra de la condescendencia de El Deseo al no proponer La Voz, una forma de devaluar la categoría. Su presencia ayudaría a darle visibilidad y a elevarla, y para sus contendientes sería todo un orgullo. En fin, bajo su argumento no sé por qué no ha rechazado ir a los Oscar, para así dar paso a los nuevos cineastas internacionales. Dicho esto, es una puta joya.

    Me gusta

    • Puedo entender las razones de Almodóvar de no querer monopolizar la categoría y que en terreno foráneo el caso no es exactamente el mismo.

      Además le alaba el respeto hacia los contendientes y evitar así un “intrusismo” que no es tal (Pedro empezó haciendo cortos y de vez en cuando nos sorprende con alguna pequeña joya). En efecto La voz humana es exquisita.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s