5 películas para homenajear el 1º de Mayo

Digamos que el cine laboral, si es que podemos llamarlo así o si de hecho existe algo así, no es muy habitual en las producciones actuales. Ya no digo las americanas cuya cultura laboral dista mucho de la que tenemos en Europa, pero es que ni en el Viejo Continente ni, por supuesto, España es un género al que se le presta demasiada atención. No sé de razones concretas pero quizá las ganas de evadirse viendo una película no fructifican si te presentan una vida de paro, explotación laboral, precariedad o machismo y el público prefiera consumir otro tipo de productos que lo alejen una poco de su (nuestra) realidad.

Así pues no me ha resultado nada fácil reunir un grupito de películas laborales para celebrar este día del trabajo donde debemos seguir reivindicando el trabajo digno como derecho, igualdad de salarios, denunciando la precariedad y queriendo que se invierta mucho mucho en agentes de trabajo que vigilen que las leyes se cumplen y los empresarios emplean de forma legal (en horas y salarios) a los obreros.

Alguna película que puede ambientar nuestro Primero de Mayo:

  • Los lunes al sol de Fernando León de Aranoa

Para mí la mejor película sobre el Paro que se ha rodado en España, certera, punzante, triste y sobria con unos personajes escritos por los dioses y unas interpretaciones brutales. Creo que Bardem nunca estuvo tan bien, mientras que Luis Tosar, José Ángel Ejido, Nieve de Medina y Celso Bugallo representan a ese mundo que se fracturó tras la reconversión naval y de como marcó a cada trabajador. Una auténtica obra maestra que ganó la Concha de Oro en Donostia y Cinco Goyas.

  • El método de Marcel Pyñeiro

Las paranoias que surgen en un durísimo procedimiento de selección en una gran empresa cuando siete candidatos son reclamados para enfrentarse entre ellos por el puesto. La codicia, la necesidad, los recelos, el pisar al otro y la falta de escrúpulos laborales colocan la película como una de las flechas más directas a los sistemas de selección y del daño que producen a la empresa. Basada en la obra de teatro de Jordi Galcerán, cuenta con un gran reparto encabezado por Eduard Fernández donde Carmelo Gómez resultó ganador del Goya.

  • La vida de nadie de Eduard Cortes

Aunque no es que sea una película de carácter laboralista si muestra las consecuencias de estatus social que otorga un trabajo. Aquí José Coronado como Emilio, que es economista del Banco de España con vida realmente acomodada con chalet, esposa perfecta, hijo camino de serlo. Pero claro, todo sería genial si la vida de Emilio no fuese todo una mentira. Una “explosión en la cara” de lo que aparentamos y de lo que somos en realidad con el mundo laboral como medidor del éxito en la vida. Interesante reflexión de que el trabajo no es sólo el salario a fin de mes cuando trabajas en ciertos lugares y eres ya “de guante blanco”.

  • Smooking room de J. D. Wallowits y Roger Gual

Wallowits y Gual debutaron con esta película de presupuesto mínimo en la que se plantea como la filial de una empresa americana prohíbe fumar en sus instalaciones y quien quiera hacerlo debe de salir a la calle. Un grupo de trabajadores inicia la (inofensiva) idea de buscar firmas para utilizar un despacho abandonado como sala de fumadores pero con las objeciones de la empresa esa lista empieza a decaer lo que provoca recelos, desasosiego, mezquindad o a veces solidaridad pero lo que queda claro es que nadie quiere enfrentarse a los patrones viendo que la lista del partido de fútbol contra lo oficina vecina no para de crecer. Grandes actores y grandes diálogos que sacan oro a los cuatro duros que costó.

  • Mataharis de Icíar Bollaín

Aunque quizá la más alejada en cuanto a temática de cine laboral me gusta añadirla a la lista porque muestra la difícil, por no decir imposible, conciliación laboral de las mujeres. Aquí representadas por tres detectives privados, profesión ya de por si inestable en horarios, que deben desempeñar mientras se encargan de los detalles de la vida diaria como es comprar, atender de los niños y tener una relación estable con sus parejas. La mejor reflexión de la película es esta: la conciliación laboral como quimera de un porcentaje altísimo de mujeres trabajadoras que han imposible su desarrollo como profesionales. Cinco nominaciones al Goya se llevó la película en un año muy competido.

Paulo Campos

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s