Entrevista Adrián Silvestre

Tras un par de cortos, debutó en el largometraje con Los objetos amorosos (2016), ganadora del premio FIPRESCI en el Festival de Sevilla. Cinco años después ha estrenado Sedimentos (2021), un trabajo de no ficción en el que da voz a seis mujeres trans. Magnífica acogida para un film que ganó, entre otros, el Premio Feroz Arrebato de No Ficción. Poco después de aquella ceremonia hablamos con Adrián Silvestre, director valenciano que este año ha presentado Mi vacío y yo (2022), film que ya ha pasado por festivales como Rotterdam o Málaga y que también está cosechando excelentes comentarios.

Adrián Silvestre

-Ahora que ya estás con Mi vacío y yo vengo a preguntarte otra vez por Sedimentos. Aunque veo que son proyectos casi hermanos, que tienen un mismo origen. Quería que me hablaras sobre la relación entre los dos.

Nacieron hace cinco años, en un grupo de mujeres trans con el que yo estaba trabajando y ofreciéndoles una serie de talleres con dos objetivos. Por un lado, enseñarles lo que yo sabía, tanto de lenguaje como de análisis cinematográfico. Veíamos otras películas, sobre todo que trataran la realidad trans, y veíamos conjuntamente si eran realistas, si perpetuaban estereotipos, si se veían identificadas…Y como fin último, hacer una película todas juntas, poniendo cada una lo que sabía. Pero eran tantas y los puntos de vistas tan distintos, que no nos pudimos conformar con una e hicimos dos. Mi vacío y yo es una ficción, de mayor envergadura y con dos productoras detrás. Hay una puesta en escena y un reparto más amplio. Sedimentos es más pequeñita, documental, producida por mí, más improvisada…y con menos expectativas. Las dos recogen todo lo que he aprendido con esta comunidad. Pero no son precuela y secuela, sino que se complementan y se pueden ver en cualquier orden. 

-Veo que en el guion de Mi vacío y yo está acreditado Carlos Marqués-Marcet, y tenía curiosidad por saber por qué decidiste contar con él.

Él entró en una fase más tardía de guion. Yo hice todo ese trabajo con estas personas que luego serían personajes en la película, con las que me sentía demasiado implicado, incluso emocionalmente vinculado a ellas. Cuando tuvimos una versión de guion con la propia Rafaelle (que es la otra guionista), nos dimos cuentas de que nos vendría muy bien una visión externa que no nos conociera y pudiera ver qué cosas fallaban, a nivel narrativo o de personajes. Porque nosotros no sentíamos esa distancia. Contactamos con le, conectamos en seguida y empezamos a trabajar ya todas las versiones los tres juntos en equipo.

Mi vacío y yo

-Volviendo a Sedimentos, me interesa mucho saber cómo has trabajado con las protagonistas, porque lo que más me gusta en este tipo de cine es que la cámara no se vea como algo extraño, sino que esté integrada en la acción.

Al principio ha habido una metodología más teórica, de explicar cómo es el cine, cómo lo veo yo. Y qué va a estar haciendo cada persona, que la gente no se extrañe porque pasa ahí uno con un foco o la otra te pone un micrófono. Pero luego también forjando una amistad. Que confíen en mí, que sepan que yo confío en ellas, y que estamos todas en el mismo barco. Sobre todo, haciéndoles sentir que no van a estar muy dirigidas, simplemente que fluyan. Que no hay lugar para la equivocación, porque todo está bien. Y lo que no, ya lo editaré yo. La cámara es un elemento más, pero no padecen estos nervios de decir “están filmando y no me puedo equivocar”.

-También me gusta mucho la introducción del mundo rural, que es algo que surgió además de una propuesta de la propia Lena, lo que también da una idea de que el proyecto es algo construido entre todos. 

El proceso siempre ha sido participativo. La dirección es crucial, porque si no editas, descartas y decides qué tiene o no sentido, aquello sería un cajón de sastre sin ningún tipo de criterio. Pero para mí era importante que la película representara lo que ellas querían poner sobre la mesa. En ese sentido, también era importante para mí salir de la ciudad. Mi vacío y yo es una película urbana que habla de la ciudad. Y para mí era importante ir a un entorno natural, hablar con el paisaje…pero tampoco sabía dónde llevarlas, porque ir a un lugar random sin ningún vínculo también era un poco impostado. Fue Magdalena la que dijo que podíamos celebrar su cumpleaños en este pueblo en el que creció. Entonces hice varios viajes previos para conocer la gente y ver el lugar. Y me fascinó. Porque además del paisaje, que es muy cinematográfico, nos encontramos con toda esa comunidad de gente que tenía mucho que contar. la relación que tenían con Magdalena era grandiosa.

-Me encantan las seis protagonistas, porque además son muy distintas entre sí, y me encantan las dinámicas que se crean, pero me gustaría detenerme en Cristina. Me parece que como elemento un poco discordante enriquece mucho la película con sus conflictos con las demás. No sé si tú en el trabajo previo veías que ahí había un filón o lo descubriste en el rodaje.

Siempre vi que Cristina era única, porque siempre que no está de acuerdo con algo, lo remarca claramente. Pero eso no la ha hecho distanciarse, siempre ha estado comprometida, viniendo a todos los encuentros y estando en la película hasta el final. Esto es algo que respeto y admiro de ella. No sabía hasta qué punto iba a llevar eso hasta el final delante de la cámara, o si iba a dar un paso atrás para estar más en la sombra. Pero enseguida vi que la Cristina que estaba allí era la que yo conocía. Eso se lo agradezco mucho, eso también es actuar. Olvidarte de todo y hacer lo que tienes que hacer con un gran compromiso y profesionalidad.

-Me gustan mucho los momentos en los que hay algún cabreo entre ellas, porque son muy auténticos.

Luego es muy tierno también, porque hay muchísimo cariño, un gran poder de reconciliación. Los problemas están ahí, pero por encima está el cariño.

Cristina en Sedimentos

-Has trabajado con Laura Herrero Garvín como directora de fotografía, que a la vez ella también es directora. ¿Cómo ha sido el trabajo con ella? ¿Ha aportado cosas más allá de la dirección de foto?

Yo busqué a alguien, no solo Laura sino con todas las técnicas, que pudieran tener química con el grupo. De hecho, todas son mujeres menos yo, y todas conocen al grupo antes. Yo también me encargué de que hubiera buen rollo y de que esa familia de seis que se ve en la película fuera en realidad una familia de diez. A Laura no la conocía personalmente, pero cuando me la propusieron vi todo su trabajo y vi muchos lugares comunes con el mío. Ese juego entre ficción y documental, el enfoque feminista, o un humanismo al que yo siempre aspiro y trato de reflejar en mi cine. Ella estaba en la cámara y yo estaba en guion, pero como te digo, fue un proceso muy participativo. Y siempre que tenía una propuesta, la valorábamos y llevábamos adelante. La historia era nuestra, pero toda la imagen sí que parte de una colaboración muy estrecha y colaborativa.

-En cuanto al montaje, me gustaría saber cómo haces para tomar distancia con lo que has filmado. Supongo que a la hora de editar será lo más complicado, y más teniendo en cuenta tu implicación personal con el proyecto.

La distancia se toma con tiempo A mí no me importa editar, porque normalmente tengo claro lo que quiero y siento que soy buen editor. Pero lo que me quita es tiempo, porque si tú tomas distancia, tengo que alejarlo días o semanas. Si tengo plazos muy cerrados casi es mejor editar con otra persona; porque te incorpora ese distanciamiento, además de otra visión, que siempre es bueno.

-Respecto a Mi vacío y yo, ¿en cuál te ha costado más el proceso de edición?

No sabría decirte. En un documental siempre se tiene que construir mucho más, el guion no está cerrado y lo haces en montaje. En ficción ya tienes guion y tienes una idea de cuál va a ser el artefacto final. Pero claro, mi ficción también es de mucha improvisación y libertad. También hay mucho más material, rodé cuatro veces más que con Sedimentos. No sé cuál me ha costado más, igual me ha llevado un año cada una.

Adrián Silvestre

-¿En Mi vacío y yo también hay algo de no ficción? En tu cine se suelen mezclar las dos cosas…

Sí está, creo que se ve claramente. Todas las partes documentales, donde interviene mucha gente que hace de sí misma (colectivos, grupos…). Todas estas situaciones se han puesto en escena, pero no dirían que se han recreado, al final están sucediendo.

-No tenía muy claro si preguntarte por la ley trans, porque es un tema bastante polémico y complicado. Pero sí hay algo que me da mucha pena, y es este enfrentamiento que se ve mucho en redes entre feministas, que no sé si será tan acusado como se ve en redes o es más ruido que otra cosa. No sé cómo ves tú esta situación.

Se le da más peso en redes y medios de comunicación que el que tiene. Esas voces existen y están, pero nos hemos encontrado muchísimo más cariño y apoyo en el colectivo, dentro y fuera que lo que luego se ve en las redes. Eso, por una parte. Por la otra, la ley trans se aprobó en junio del año pasado. Se puede seguir debatiendo hasta la saciedad, pero que la gente no se olvide que esto ya es un derecho adquirido. Y a veces ese ruido parece hacer creer a gente que no tiene conocimientos sobre el tema que todavía se está peleando por algo que ya está. Ahora falta que la sociedad lo entienda y respete esos derechos.

-Te quería preguntar por la no ficción española. Este año nos ha costado mucho decidir la ganadora del Premio Feroz, porque la calidad era muy alta. No sé si las has visto y cuáles destacarías.

Las he visto. Conozco a los directores y la directora, y me parece que es muy buena selección. Independientemente de que Sedimentos ganara o no, llegué a Zaragoza pensando que la competencia era muy dura, porque son películas que me gustaban mucho. Especialmente Magaluf Ghost Town y Del otro lado son dos películas que me han fascinado completamente. Hubiera entendido que ganaran no solo los Feroz, sino los Goya y todo lo que se ponga por delante. Así que esto me enorgullece más, haber podido compartir esto con ellos y estar dentro de su selección.

Entrevista realizada el 7 de febrero de 2022 por videollamada.

MANUEL BARRERO IGLESIAS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s