El fracaso de #Veneciafrenia pone la guinda a la debacle del cine español en 2022. ¿Qué ha sucedido? ¿Tiene solución?

El primer cuatrimestre del 2022 ha dejado un rosario de cadáveres en forma de lanzamientos de cine español. Películas programadas con ambición, con estrenos de la mano de majors en más de 300 cines y que no han sido capaces de llegar al millón de euros de recaudación.

En muchos casos, ni siquiera el apoyo de las TV privadas ha servido -como sí sucedía años atrás- para llevar al público a las salas con productos de dudosa calidad.

En lo que llevamos de año, solo dos lanzamientos españoles han atravesado la barrera del millón. Sorprendentemente, lidera el ranking anual de manera indiscutible La abuela (1.817.696 €), cinta que, pese a su tono más contemplativo que las anteriores pelis de terror de Paco Plaza, ha seducido al público demostrando que, a veces, la calidad se premia.

Pero, ¿cuál ha sido el problema del resto de películas? Creemos que el análisis de cada uno de los fracasos del 2022 demuestra que no se trata de una tendencia ni de un rechazo del público hacia el cine español que, como ya hemos apuntado más de una vez, suele funcionar como un género en sí. El problema podría estar en que cada una de las películas han resultado ser «productos defectuosos» de cara a las taquillas, sin que todavía se hayan lanzado los auténticos cañonazos del año (lo nuevo de Velilla, Segura, Oriol Paulo, Tadeo Jones, la de Álex de la Iglesia para Telecinco…). Para los reduccionistas de «el cine español ya no interesa a nadie» conviene recordar cómo a finales del pasado año, películas como Way Down, El buen patrón o Mamá o papá demostraron que el público es capaz de premiar ofertas bien diseñadas.

Tratamos de argumentar el porqué de los fiascos del cine español en 2022:

  • Malnazidos (Javier Ruiz Caldera y Alberto de Toro), 1.069.610 €. Aunque estamos ante la segunda película que consigue alcanzar los 7 dígitos este año, se trata probablemente del peor dato de Telecinco en toda su filmografía para un lanzamiento de su envergadura. No es ni mucho menos una mala película, pero sí ha podido desubicar al público con su combo zombies + Guerra Civil + acción + comedia. La campaña muy desenfocada fue incapaz de dotar de atractivo, incidiendo en el humor con unos spots televisivos verdaderamente horribles.
  • Competencia oficial (Gastón Duprat y Mariano Cohn), 728.695 €. Excesivo optimismo en un lanzamiento por todo lo alto apelando a dos de nuestras estrellas más rutilantes: Penélope Cruz y Antonio Banderas. Estamos ante quizá la mejor película de lo que llevamos de año. Entonces, ¿qué pudo fallar? Ciertamente, su humor y tono extravagantes pudo resultar algo inaccesible para el público medio, en un momento en el que el espectador adulto-cinéfilo no terminaba de decidirse a volver a los cines.
  • Cámera Café, la película (Ernesto Sevilla), 690.940 €. Fracaso mayúsculo para una comedia de Atresmedia tras el éxito de Mamá o papá. Definitivamente, parece más bien el capricho romántico de sus creadores (Arturo Valls a la cabeza) que un producto destinado a vender tickets. Destinada casi exclusivamente a los nostálgicos de la serie.
  • Código emperador (Jorge Coira), 951.348 €. El sello Vaca Films y Luís Tosar casi garantizaba un buen resultado, pero quedará lejos de thrillers de la casa como Celda 211, El niño o El desconocido. En esta ocasión, además del handicap de la no participación de las TV privadas, creemos la película sobre las cloacas del sistema se enreda sobre sí misma y simplemente no funciona. Además, urge revisar el aspecto de las campañas para que las películas resulten novedosas y llamativas y no un continuo deja vu. Ver ejemplo:
«Vaca Films, tu póster me suena»
  • Canallas (Daniel Guzmán), 768.169 €. La ópera prima de Guzmán fue una de las irrupciones más aplaudidas de los últimos años, así que se esperaba mucho de su segundo largo. De nuevo Tosar, esta vez en una comedia que no ha alcanzado los objetivos. Un humor trasnochado que no escatima en chistes «cuñadiles» y la presencia de un irritante protagonista amateur podrían estar detrás del vacío por parte del público, algo que se percibe en el comportamiento de taquilla, con descensos demoledores tras su correcto estreno. También creemos que habría que instruir a los actores para las campañas: la bochornosa y TT participación en El Hormiguero quitaba las ganas de ir a ver la peli.
  • El juego de las llaves (Vicente Villanueva), 364.200 € (*proyección 800.000 €). Con un formato con Perfectos desconocidos de espejo y el pelotazo de Toc Toc como precedente de la unión Atresmedia + Villanueva + adaptación de éxito foráneo, llegaba esta nueva decepción. Este tipo de formato coral y mainstream necesita de rostros de auténtico gancho para seducir al público. A favor del film, creemos que funcionará en los pases televisivos.
  • Veneciafrenia (Álex de la Iglesia). *proyección 300.000 €. Estamos claramente ante el gran fiasco de lo que llevamos de año y uno de los más grandes de los últimos tiempos. Lo nuevo del bilbaíno encadenó aplazamientos -nunca es buena señal- y ya dejó frío al personal en los test previos. La cinta se convertirá en la de menor taquilla de toda su filmografía. Al hecho de que se trata definitivamente de una película fallida, incapaz de entretener ni regalar el terror que promete, tampoco le ha favorecido una campaña que ha empapelado las ciudades con posters de la película con el membrete de Prime Video, lo que induce al espectador a esperar su inminente salto a pantalla doméstica.

¿Logrará el cine español remontar uno de sus peores arranques?

Un comentario

Responder a Stromboli Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s