Homenaje a Pilar Bardem por su aniversario

Desde Cinespain nos gusta hacer las cosas diferentes, y particularmente a mí, así que me gustaría iniciar una serie de artículos esporádicos en los que homenajear a figuras relevantes de nuestro cine, con alguna o sin alguna razón especial y por supuesto, redondearlos con unos artículos especiales al genio incomparable del cine español en su 100 aniversario, Luís García Berlanga.

Bajo un alud de noticias políticas y culturales de la pasada semana la prensa olvidó, supongo que sin intención (guiño guiño) el mencionar que una de nuestras más grandes actrices cumplió 81 años. Es María del Pilar Bardem Muñoz que nació en Sevilla un 14 de marzo. Si a alguien le queda perfecto el dicho “de casta le viene al galgo” es a esta nieta, hija, sobrina, hermana, madre y tía de actores (cómicos como eran llamados antiguamente, en un término que animo a recuperar porque lejos de ser peyorativo aporta dignidad a una profesión que es entretener y entregarse en cuerpo y alma al público).

Pilar recogió el testigo de Matilde y Rafael, que tras pasarse media vida en compañías teatrales ajenas consiguieron montar una propia y figuraron, casi siempre como actores de reparto en aquellas primeras películas de un cine español que despertaba. Títulos como Tierra y cielo, Mauricio o una víctima del vicio, Nada, Esa pareja feliz y así más de cien títulos para terminar en 1973 con una película codirigida por su hijo Juan Antonio (uno de nuestros más importantes directores) La isla misteriosa y el Capitán Nemo. Por otro lado Matilde, de igualmente familia dedicada al arte triunfó en el teatro y participó en una treintena de películas, aunque siempre en rotundos papeles de reparto.

En los años 60 Pilar debutaba en el cine de la mano de Fernando Fernán Gómez en la película El mundo sigue, sería la primera de una carrera que abarcara más de setenta títulos como La regenta, El puente (dirigida por su hermano, en una de sus muchas colaboraciones). No sólo el cine forma parte de su carrera, triunfó en televisión, sobre todo con la adaptación de Rafael Moreno Alba de Los gozos y las sombras o su participación en La huella del crimen. Desde los años ochenta colaboró con lo más granado de nuestro cine desde Bigas Luna a Pedro Almodóvar pasando por Julio Medem, Juanma Bajo Ulloa, Enrique Urbizo, Manuel Gómez Pereira o Laura Mañá. En el año 1996 era reconocida con el Premio Goya a la mejor actriz de reparto por la película de Agustín Díaz Yanes Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto, su personaje de Doña Julia, fuerte y con carácter serían un recurrente a lo largo de su vida, aunque lejos de encasillarse aportaba sentimiento, pasado y memoria a cada personaje haciéndolos únicos como fue esta lección de interpretación.

En su biografía publicada hace ya más de una década contaba que el personaje de mujer fuerte la había perseguido en muchas de sus interpretaciones y la gente terminó por creérselo, incluso su familia que la veía como matriarca poderosa de un clan sobre el que giraba todo. Y aunque no lo crea si ha demostrado ser esa mujer, su coherencia, compromiso político, siempre al lado de lo social y sobre todo reclamando derechos para su profesión, no en vano fue presidenta durante 16 años de Aisge (Sociedad de gestión de artistas e intérpretes) que cobijan a intérpretes de todos los ámbitos y ayudan financieramente a todos ellos, además dentro de este cargo se consiguió la representación teatral única diaria frente a las dos representaciones del pasado.

Madre por vocación, artista de los pies a la cabeza y referente político para muchos (lo que le ha generado odios de la derecha política incapaz de reconocer talento más allá de sus narices) pero enormemente querida en la profesión, su actitud como perdedora del Goya por María querida pidiendo reiteradamente el voto para Lola Dueñas, una de sus “contrincantes” al premio que compartía protagonismo con su hijo Javier, la hace una GRANDE y ejemplo para la solidaridad profesional, parece retirada desde 2015, su última aparición en una película, el Rey gitano de Bajo Ulloa.

Disfruta viendo los éxitos de sus hijos sobre todo un Javier Bardem como joya de nuestra Marca España, heredero sin duda de los genes familiares y convirtiéndose en uno de los actores más solicitados y mejor valorados del mundo, Mónica que participó en varias películas y series aunque con poca continuidad, eso sí, dándole el nieto mayor a Pilar e hinchándola de alegría y Carlos, para mí uno de los actores más infravalorados de nuestro cine y ahora escritor de éxito con la novela histórica Mongo blanco que recomiendo encarecidamente.

Mujer, superviviente de dos cánceres, artista y casi “madre de dragones” Pilar Bardem es una de las más grandes de nuestro cine, motivo de orgullo y de presumir por el mundo entero y como cierra ella su biografía “hay muchas cosas por hacer y yo tengo aún muchas ganas de hacerla. Al fin y al cabo sólo tengo tres años”

Desde Cinespain mi homenaje por su carrera y por su cumpleaños. Larga vida a Doña Pilar Bardem.

Paulo Campos

2 comentarios

  1. Su trabajo en Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto es tan determinado como emotivo. Me encanta también en Todo por la pasta y Carne Trémula, es una actriz que da dimensión a personajes pequeños dotándolos de una personalidad arrolladora.

    Bonito texto Paulo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s