Repaso al cine español que nos ha dejado Donosti 2021 y sus aspiraciones de cara a los Goya 2022

San Sebastián es siempre un buen termómetro para ver cómo viene la temporada dentro del cine español, que siempre reserva el otoño para los estrenos más potentes del año. Con Almodóvar en Venecia, Donosti ha optado por una potente presencia española en la competición oficial, con hasta cuatro títulos de directores ya consagrados: Icíar Bollaín, Fernando León de Aranoa, Jonás Trueba y Paco Plaza. Además, fuera de competición pudimos ver los últimos trabajos de Manuel Martín Cuenca y Daniel Monzón. Pero empezaremos con el debut en la dirección de Javier Marco, encuadrada en la sección New Directors.

Salido de La Incubadora de la ECAM, el proyecto cuenta con una pareja protagonista de primer nivel. Roberto Álamo y Emma Suárez dan vida a estos dos personajes solitarios que cruzan sus caminos. Josefina es la típica película modesta que habla sobre personas ordinarias y sus relaciones. En determinados momentos se le ven demasiado las costuras a un guion que se empeña en dejarlo todo demasiado bien cerrado. El film consigue mayor entidad en los momentos en los que el diálogo deja paso al poder de la imagen. En este sentido, es muy significativa la forma en que se resuelve el film. Los mismos autores (el director Javier Marco y la guionista Belén Sánchez-Arévalo) reconocen que estaba prevista una conversación que finalmente fue desechada en favor de una solución mucho más visual. Buena decisión.

Opciones Goya: Su principal baza está en dirección novel. Sus dos protagonistas, también podrían tener opciones, especialmente un gran Roberto Álamo. Más complicado quizás para Emma Suárez, también por la competencia. Quizás pudiera tener alguna remota opción en guion original..

Ya en la competición oficial, aunque fuera de concurso, se presentaba Las leyes de la frontera, la vuelta al cine de Daniel Monzón tras la desastrosa Yucatán (2018). En esta ocasión adapta una novela de Javier Cercas ambientada a finales de  los 70. Ahí tiene uno de sus puntos fuertes el film, en la muy vistosa recreación de la época. Además, es una entretenida revisitación para todos los públicos del cine kinki. Y ahí radica su gran defecto, en lo “correcta” que acaba siendo. En todos los sentidos. Desde luego no es un film que vaya a pasar a la historia como algo memorable, pero sí que hará pasar al público un rato agradable.

Opciones Goya: Sin duda, las categorías técnicas. Vestuario, dirección artística, maquillaje/peluquería… son categorías en las que tiene muchas opciones de arrasar. Además, alguno de sus protagonistas se puede colar en los apartados de revelación. Especialmente una Begoña Vargas que se come a sus compañeros de reparto, e incluso a la película. El guion adaptado parece otra categoría en la que tendrá sitio seguro. Para los premios importantes no le va a dar.

También fuera de competición se presentó La hija, que nos devuelve a un Manuel Martín Cuenca en plena forma tras el tropiezo que supuso El autor. Una dirección muy depurada para tratar un tema complicado. Como siempre, el director trata de captar la complejidad de sus personajes, aunque en esta ocasión le perjudique una gran irregularidad en las interpretaciones. Muy bien Patricia López Arnaiz (su personaje también es el más sencillo de afrontar), mientras Irene Virgüez defiende como puede su difícil papel. A veces mejor, pero a veces mucho peor. Tampoco está demasiado afortunado un Javier Gutiérrez que se parece demasiado a sí mismo. A pesar de ello, el film merece mucho la pena.  Y atención al último tramo.

Opciones Goya: Sus tres protagonistas tienen opciones. Gutiérrez es un nombre habitual en los últimos años. Arnaiz se consagró el pasado y es la que mejor está, aunque la más competencia tiene. Virgüez podría entrar como revelación, pero tampoco será fácil. Veremos la recepción que tiene, pero también hay opciones para que entre en las nominadas a mejor película, y Martín Cuenca merecería la de dirección. Tampoco la podemos descartar en el guion original.

Ya entrando en las películas que sí compitieron en la sección oficial, empezamos con Maixabel. Sumándose a la reciente tendencia del audiovisual español que ya no teme hablar sobre ETA, Icíar Bollain se atreve con un tema complejo. Un atrevimiento que no se refleja en lo formal, y la directora va a lo seguro. Una película de diálogos (demasiados y no todos igual de creíbles) y de actores. Tocará la fibra del espectador por el tema que trata y porque está hecha con el suficiente oficio. Pero me parece una oportunidad desaprovechada para de verdad hacer una gran obra.

Opciones Goya: Mi opinión no es compartida por muchos, así que es muy probable que la veamos en la categoría principal, y Bollaín (muy del gusto de la Academia) como directora y guionista. Sería una gran sorpresa también que no estuvieran nominados sus tres intérpretes principales. La duda será ver en qué categorías van presentados. Blanca Portillo va como protagonista seguro, pero queda la duda de Luis Tosar (protagonista o reparto) y Urko Olazabal (reparto o revelación).

Otra película que ha despertado bastante entusiasmo es El buen patrón, la comedia que ha elegido la Academia para representar a España en los próximos Oscar. Una película rancia que no está tan lejos de esas “comedias cuñadas” tan denostadas (y con razón) por la crítica. La lucha obrera convertida en una broma de mal gusto y unos personajes femeninos que dan vergüenza ajena completan un cuadro bastante grotesco. Luego están las alabanzas casi unánimes a un Javier Bardem absolutamente pasado de rosca. No es, ni de lejos, su mejor trabajo, pero está en consonancia con el espíritu de un film muy anticuado.

Opciones Goya: Muy a mi pesar, tiene asegurada su presencia en las categorías principales. León de Aranoa competirá por la dirección y el guion, e incluso con opciones para llevarse el premio a la mejor película. Por supuesto, Bardem estará entre los protagonistas. El bueno de Manolo Solo tiene muchas opciones para estar entre los secundarios (y yo que me alegraré por él). Y tiene pinta de ser la típica película en la que el efecto arrastre haga que nominen a unos cuantos más del reparto. Almudena Amor tiene el problema de que, si la nominan, será por La abuela. Pero seguro que alguno más rasca algo (por ejemplo, de la pareja Albizu-Salgado).

Una de las películas españolas de la temporada va a ser Quién lo impide, la obra en la que lleva trabajando Jonás Trueba varios años, y que reúne a un grupo de adolescentes con bastantes cosas que decir. Un trabajo en el que no están claros los límites entre lo que es ficción y lo que no, y cuyo valor radica precisamente en darle voz a gente con una edad en la que no se les suele escuchar ni tener en cuenta. Un enorme paso en la madurez como creador de un Jonás Trueba que parece haberse salido de un cine más ensimismado para intentar acercarse al mundo exterior. En este caso, el de unos chavales que van buscando su lugar en ese mundo.

Opciones Goya: No sabemos si quedará encuadrada en la categoría “documental”. Si es así, será la máxima favorita para el premio, aunque tendrá pocas opciones en otras categorías.

Y acabamos el repaso con La abuela. El film de terror que dirige Paco Plaza, aunque no esperen algo como Verónica. Y es que el guion lo firma Carlos Vermut, y se notan ahí sus temas y obsesiones recurrentes. Será una película de difícil conexión con el público, ya que se toma su tiempo para construir el relato. Una película sobre el paso del tiempo, que seguramente no aporte nada nuevo al tema, pero que sí consigue crear una atmósfera inquietante y de mucho desasosiego.

Opciones Goya: No va a llegar a las categorías principales, pero sí que tendrá sus opciones en las técnicas (efectos, sonidos, etc). En cuanto a las interpretativas, sus dos actrices podrían estar como actriz revelación. Ya hemos hablado de Almudena Amor, rostro que va a estar muy de moda, y atención a Vera Valdez, que a los Goya les encanta nominar a intérpretes veteranos en esa categoría. Habrá que ver finalmente en cuál presentan a cada una.

Manuel Barrero Iglesias

3 comentarios

  1. Buen análisis y siempre es un placer leer tus opiniones a contracorriente. Confieso que yo tampoco conecté con Maixabel.

    Fíjate que yo no descartaría a Monzón en categorías fuertes. Solo Almo, Bollaín y Aranoa tienen plaza asegurada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s