La gala de los Goya: la sobriedad empática

Para que nos vamos a engañar, los cuchillos estuvieron afilándose desde toda la tarde, Twitter era un hervidero de comentarios negativos, jocosos, irónicos y estos eran el lado bueno sobre lo que la Academia de Cine podría haber montado para ofrecernos una de las galas, a priori,más complicadas de su historia. Como siempre que llega este día miles de expertos en galas y entregas de premios se quejan (nos quejamos) de todo cuanto nos ofrecen presentadores, invitados y todo el que pase por el escenario, esté en la platea o recoja un premio, muchas veces para luego extrapolar para propios intereses oscuros para calificar a toda la industria cinematográfica española de cutre, improvisada o con poca entidad meramente por cuestiones ideológicas. Pues spoiler, este año les sale mal y no precisamente a la Academia.

A principios de semana, tras la gala de los Globos de Oro me permití el lujo de dar a Antonio Banderas y María Casado unos consejos para no repetir errores. Por supuesto Banderas no tendría más objetivo en la vida que leerme pero tiene ojos y es muy listo y captó, seguramente, mejor que yo donde estaba el error y como solucionarlo. Así sin más podemos decir que Gala de los Globos de Oro cero Gala de los Goya 1. A ver si consigo resumir todo los bueno y lo no tanto que dio una gala que, sin duda, debería marcar una pauta para cuando todo se haya normalizado pues muchas de las cosas que sucedieron para bien son necesariamente exportables a una gala con presencia física.

  • Ni un solo error técnico de importancia. Las conexiones fueron prácticamente perfectas (vale el error de Trueba y el mute pero hasta fue un momento divertido por los reflejos de su compañero de Goya), el escenario fue sobresaliente, la música sonaba de maravilla y las entradas y salidas de invitados modélicas.
  • Sobriedad ¿Quizá en demasía? Seguramente, fue obvio que Banderas y Casado quisieron alejarse de inicio de cualquier atisbo de gala convencional con monólogo de humor inicial y plantear la gala como “otra cosa” en plan “no está el horno para bollos”. ¿Acierto o error? ¿Era el momento de relajar el ambiente con algo más humorístico o acierto pleno del tono? Pues aquí cada uno va a tirar a lo suyo. El humor en un teatro vacío es más complicado que la sobriedad y Banderas lo supo. Para mí un acierto.
  • Los invitados, desde un inicio apabullante con Almodóvar, Cruz o Amenábar entregando premios como vestuario, maquillaje o sonido (quién lo hubiera dicho), vimos que era una presencia testimonial,de apoyo a la industria que salvo dos o tres levísimas improvisaciones (recuerdos a enfermos,fallecidos) todos se adaptaron a la breve labor que se les pedía. Sólo una cosa ¿Por qué no se sabían la categoría del premio que iban a entregar? ¿En serio tiene una persona humana que llevar un sobre el que le ponga “mejor vestuario” para saber que premio está entregando? Es como si necesitaran llevar una pegatina con su nombre en la solapa para acordarse como se llaman.
  • Esta vez sí había un código de “comportamiento y vestuario” en los que estaban en casa, que tenía su aquel ver a Verónica Echegui en bata de casa o Mario Casas con el chándal de los domingos vale (se le intuyó a Carolina Yuste figurante en el Goya a Poza de chándal, tenía justificación evidentemente,ni era su momento y venía de currar), pero imperó un vestuario sobrio y elegante, cada uno entiende esto como le parece claro, porque cuadros los habrá siempre.
  • No hubo actores cantando,ni siquiera Banderas y la música se dejó para los profesionales (bueno y Carlos Latre) y eso se agradece, da empaque, elegancia y aunque la elección de las canciones de turno sea un poco extraña siempre es un placer escuchar con orquesta “La violetera”.
  • El otro día le envidaba a grande a Banderas para que nos trajera a Gal Gadot y el tipo no se achantó y órdago a grande.No no trajo a Gadot pero si tiró de lista de Whastsapp para que la flor y nata del cine mundial mostrase su apoyo al cine español aunque a alguno pareciera que lo hacía a punta de pistola. Destacados quedaron los latinos, con derecho a más de una frase y los reinas que son Emma Thompson y Helen Mirren por el lado femenino y Tom Cruise (queramos o no de las mayores estrellas del negocio saludando en español) y la figura de cera de Stallone supongo que movida a base de efectos visuales. Y dejo para el final a la lección de ser una diva de como Barbra Streisand mandando un audio recibe prácticamente el mayor homenaje versionando Aitana su “Happy days” en un alarde técnico escenográfico. Sabemos hacerlo, si sabemos hacerlo, coño
  • El arco de bien-mal-bien-mal-bien que fue la entrega a Ángela Molina de su Goya de Honor, una entrada épica al compás de taconeo y palmas del Ballet ESAEM, luego desorden cunado una Jaime Chávarri empeñado en leer el guión se atropellaba cuando Molina agradecía nerviosa y daba momentos un poco incómodos, Molina ansiosa por hablar interrumpía el orden “natural” de las cosas para finalmente proclamar un buen discurso, algo filosófico autoayuda de más pero muy bien planteado. Digo todo esto porque siendo la única premiada presente ensayar unas pautas para ahorrar todo ese amateurismo no hubiesen estado de más.
  • Los discursos de los premiados en general correctos pero sin chicha. Se entiendo que es momento pero resulta tan monótono el tener que escuchar nombres de hermanos, primos y sobrinos y demás familia sin mucho más contenido que el “¿puedo saludar?” ochentero. Al menos no fuero eternos aunque para el ritmo se debe seguir insistiendo en que un discurso de más de un minuto ni los familiares prestan atención. Por destacar alguno el de Alberto San Juán y única opción reivindicativa, en esta ocasión el más que conveniente tirón de orejas alPSOE por su política de alquiler, los chicos de El año del descubrimiento y su ensayado y coreografiado gracias (así sí) o la sincera explosión de júbilo de Mario Casas y familia, imposible no empatizar con el chaval y su esfuerzo por llegar a conseguir algo así.
  • Que el premio principal lo entregara una sanitaria (a la que el realizador no debía querer mucho por el mareo de cámaras a la que le sometió) fue todo un homenaje a quienes nos están cuidando y jugando su vida por las nuestras. Un homenaje merecido y bien diseñado en su discurso sin grandilocuencias pero efectivo
  • Y ya, que luego me tildan de pesado. Para terminar y van mayúsculas ANTONIO BANDERAS ES UN TESORO NACIONAL, se atrevió, arriesgo y le salió bien. Toda la sobriedad que estuvo de más la tomo como respeto hacia l que está pasando y el diálogo final entre él y María Casado está ya por derecho propio entre los mejores de la historia de las galas de los Goya. Reivindicó su profesión, todas las bocas a las que el cine no da de comer y nadie las parece tener en cuenta, el oficio de contadores de historias y de acompañamiento emocional en situaciones como esta y todo desde la calma, la empatía y la complicidad con el espectador que lo tiene en el bolsillo a los tres segundos de aparecer en pantalla. Enhorabuena sin paliativos!

Paulo Campos

2 comentarios

  1. Gran repaso a la gala. Yo la verdad es que quedé bastante satisfecho con cómo se desarrolló. La organización tenía una buena papeleta por las limitaciones del formato, como habían podido comprobar los Globos de Oro el fin de semana anterior y su desastrosa gala. Sin embargo, contra pronóstico, tuvimos una entrega sobria, ágil, y en sin apenas fallos técnicos pese a su complejidad.

    Como grandes momentos destaco:
    – La presentación de Ángela Molina, con ese despliegue de taconeo y abanicos para suplir los aplausos de un teatro vacío.
    – Los mensajes de las estrellas internacionales, cortesía de Antonio Banderas y su envidiable agenda, con mención especial a una Laura Dern y Emma Thompson divertidísimas.
    – Celia de Molina corriendo a felicitar a su hermana Natalia en el momento en que oyó ese «natali». Fue genial.
    – El Iron Goya de Mario Casas, y su recuerdo a 3 metros sobre el cielo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s